Administrador

Una joven sale de un boliche. Una joven regresa a su casa.

La lógica más simple se ve contrariada con la realidad, ésa –realidad- que nos duele, nos lastima, nos decepciona.

Micaela García tenía 21 años y durante la madrugada del sábado primero de abril fue secuestrada a la salida de un complejo bailable ubicado en Gualeguay (Entre Ríos) la búsqueda inició velozmente, por cielo y tierra se intentó dar con el paradero de Micaela. Una semana después se encontró su cuerpo sin vida.

La cotidianeidad nos separa –muchas veces- de las cosas que realmente importan y por eso dejamos pasar detalles hermosos: la puesta del sol, el sonido de viento rozando contra los árboles de una plaza, la sonrisa de Micaela. Probablemente mañana con algo de atención logremos ver nuevamente el sol y escuchemos el rugir del viento, pero tanto a su familia como a sus amigos ésa sonrisa les fue arrancada para siempre y de una forma violenta.

Nos duele ver que, como sociedad, lloramos –más veces al año de las que nos gustaría siquiera mencionar- injusticias, corrupción, violaciones, homicidios… femicidios. Lo hacemos con tanta naturalidad que parece un acontecimiento rutinario, algunos dirán –para decepción de otros- inevitable.

La violencia, el odio y el machismo existen porque conscientemente –o no- los dejamos permanecer (ser) entre nosotros.

Micaela García murió injustamente por ir a un boliche a divertirse. Por salir sola del mismo no pudo -esa noche- mandar el habitual “llegué” a algún amigo/a, murió por ser mujer en un mundo donde ser hombre muchas veces significa no aceptar un no por respuesta.

Hoy ella no está entre nosotros. Dejando el faltante de una hija, amiga, vecina, estudiante, joven, en fin de una persona. Para convertirse en un número. Números que a los argentinos nos llenan el corazón de tristeza y los ojos de lágrimas, dígitos que significan que hubieron otras “micaelas” que muy probablemente las hay ahora mismo sin que conozcamos–siquiera- sus nombres, y que habrán muchas más si no asumimos un rol de compromiso, de cambio.

Micaela no murió por salir, en lugar de estar estudiando en su casa. No murió porque usaba una pollera de animal print esa noche. Seamos críticos y honestos, murió por nuestra culpa.

Ella murió porque como sociedad no somos capaces de respetar a las mujeres, porque día a día somos testigos o protagonistas de escenas machistas, violentas y misóginas. Porque muchas veces nos falta valor para defendernos/las e incluso otras criticamos a quienes sí lo tienen . Justicia es lo mínimo que debemos darle hoy a todas las “micaelas” que vivieron –y murieron en- ese infierno. Justicia para las familias, para nuestras madres, hermanas e hijas, para todas las mujeres.

 

Seamos protagonistas de nuestra sociedad y juntos -hoy y mañana- trabajemos para que la misma sea más inclusiva, democrática y promotora de derechos en honor a todas las mujeres víctimas –como supo decir Eduardo Galeano- del miedo del hombre a la mujer sin miedo.

Martes, 02 Mayo 2017 01:25

22 años: Seamos cada vez más

Un 2 de mayo de 1995 un grupo de 10 jóvenes en Buenos Aires se propuso hacer realidad un sueño y perseguir un ideal bajo una Asociación Civil que dieron a llamar OAJNU. Seguramente esos jóvenes no se imaginaban que con el correr de los años, esa sigla se convertiría no sólo en un espíritu sino también en un estilo de vida que trasciende cualquier límite o frontera. OAJNU no es sólo una ONG con una estructura 100% voluntaria que crece a pasos de gigantes, lo que la distingue es que está impregnada de cientos de historias de voluntarios, de docentes, de familias y de participantes. Esa es su esencia: la construcción colectiva.

Hoy, después de 22 años, ya somos +600 los jóvenes voluntarios que día a día elegimos a OAJNU con la firme convicción de construir una sociedad cada vez más inclusiva, democrática y promotora de derechos. Somos +600 voluntarios en 10 lugares de Argentina y Uruguay impactando con nuestros +50 proyectos sociales en distintas instituciones educativas, comunidades barriales y localidades. Año a año buscamos empoderar a otros jóvenes, mientras nos empoderamos a nosotros mismos. OAJNU es un espacio de construcción colectiva tan generoso que aunque lo intentemos, nunca podemos devolverle todo lo que nos brinda a quienes la vivimos desde el lugar de voluntarios o desde el lugar de destinatarios.

Podemos decir sin dudar que somos una maquinaria que no para de crecer y de andar cada vez con más potencia. Somos el reflejo de lo que queremos ver en nuestra sociedad. OAJNU cumple 22 años de trabajo ininterrumpido y decir que hoy somos +600 es quedarnos cortos, porque todos los voluntarios que estuvieron a lo largo de los 21 años que pasaron nos permiten afirmar que OAJNU está parada sobre hombros de gigantes.

Lo que nos mueve es nuestra convicción. Lo que lo hace posible es nuestra fuerza: cada uno de nosotros.

¡Seamos cada vez más!

Lic. Julieta Zeballos

 

Presidente

¿Qué conmemoramos el 1º de mayo?

En diversas y consecutivas jornadas miles de trabajadores durante el año 1.886 en Chicago y en las principales ciudades de los Estados Unidos, exigían a sus empresas empleadoras, a través de masivas huelgas y manifestaciones el reconocimiento de derechos laborales, uno de los principales era que se reduzcan las horas diarias de trabajo, ya que desempeñaban jornadas extensas de más de 12 horas, y que sus salarios no sean recortados sin razones lógicas. En aquellos días fueron reprimidos a tiros por la policía, con el consentimiento de algunos grupos empresariales, dejando como saldo un importante número de muertos y cientos de heridos. Finalizadas las revueltas y represiones, los empresarios y los estados empezaron a ceder, reconociendo y originando leyes laborales, como con las que contamos en la actualidad.

Sostenemos que el trabajo es un medio de crecimiento importante de una persona y una comunidad, que la dignifica, y es a través de este que puede desarrollar sus capacidades y su fuerza creativa y encaminar sus pasiones. Por esto es que en tiempos donde es difícil encontrar, conservar y crecer laboralmente apostamos y luchamos por las fuentes y derechos laborales, en su permanencia, desarrollo y registración.

Creemos y buscamos con firmeza la implementación del empleo joven, como política de Estado. La juventud es el engranaje, orientación, innovación y coraje que requiere y necesita cualquier emprendimiento empresarial y laboral, para un desarrollo completo, sólido y actual. Cientos de varones y mujeres jóvenes en el país son la fuerza del trabajo y del progreso productivo e integral, y otros tantos buscan a diario poder tener esta oportunidad.

 

Por todos ellos, por los que lucharon y ya no están, por nuestros dedicados trabajadores voluntarios, por los estudiantes, por aquellos que con incertidumbre, entrega y fe enfrentan su primer empleo, por los que lo buscan cotidianamente, por los que lo crean, por los desempleados, por la JUVENTUD reconociéndola como principal fuerza de creación y trabajo, es que somos parte y confiamos en el trabajo, en los derechos y organizaciones laborales, respetamos y nos sumamos a sus conquistas y sostenimiento.

TÓPICO: JÓVENES Y ADICCIONES Hoy en día, los jóvenes vivimos en una sociedad estereotipada e influenciada por los medios de comunicación que constantemente nos dicen cómo tenemos que ser. A su vez nuestro entorno y la baja autoestima nos pone en situación de vulnerabilidad frente al mundo de las adicciones como la droga y el alcohol, por nombrar las más comunes.Por esto proponemos algunas soluciones que nos convertirán en partícipes activos del cambio:

  • 1.      Generar espacios de diálogo, como por ejemplo terapias de grupo, donde los jóvenes se puedan expresar con seguridad y confianza.
  • 2.      Usar las redes sociales para promover la destrucción de estereotipos y la marginación social.
  • 3.      Eliminar las ideas y tabúes respecto a la problemática tanto en colegios como en padres.
  • 4.      Invitar a ONGs como OAJNU a la creación de centros de rehabilitación para jóvenes.
  • 5.      Utilizar actividades recreativas para ayudar a aquellos que se sientan sumergidos en esta problemática.
  • 6.      Realizar capacitaciones para jóvenes y adultos con el fin de abrir canales de diálogos entre ellos.
  • Concluímos que es tiempo de involucrarnos para hacer que esto deje de ser un tabú y una utopía generando cambios desde nuestra realidad. 
Sábado, 09 Julio 2016 00:45

Bicentenario de la Independencia

Allá por el año 1816, un grupo de personas decidieron ser protagonistas y dejar su huella en la sociedad. Movidos por un humilde ideal, unieron fuerzas y demostraron con el ejemplo, el amor por crear una patria libre sin intereses mezquinos. Hoy 200 años después de este gran suceso que conocemos como INDEPENDENCIA, me gustaría hacer una reflexión: Cualquier manual de historia, nos relata los hechos de lo que pasó ese 9 de Julio, cuando un grupo de personas se reunió en una casa blanca, simple y sencilla en la Provincia de Tucumán. Todos hacen hincapié en los intereses políticos y económicos que los movió, ni que decir de lo más preciado en esa época: el territorio, el suelo americano tan codiciado por otros. Pero ninguno de estos libros va más allá de lo que significó para el pueblo argentino ser independientes, y ser hoy lo que somos gracias a eso. Podríamos buscar imitar a cada prócer, o como yo los llamaría: protagonistas. En la actualidad se necesitan grandes personalidades que tengan los mismos ideales de aquellos de 1816, seamos “BELGRANO” que confiaba plenamente en que los americanos eran capaces de gobernar, de guiar al pueblo, buscando así empoderar al que tiene al lado para florecer su confianza en sus propias capacidades. ¿Por qué no ser JUAN JOSE PASO? Habiendo tantos conflictos hoy por hoy, en vez de echarle más leña al fuego, busquemos conciliar, encontrar soluciones pacíficas y en medio de opiniones distintas lograr el dialogo. Más que nada nosotros, provenientes del norte deberíamos ser MARTIN MIGUEL DE GUEMES y SANCHEZ DE BUSTAMANTE, que con sus ideales revolucionarios, con respeto y dignidad decidieron dar un paso al costado de la multitud, y ser perseverante en sus creencias, siempre defendiendo lo que le pertenecía, también aquellos que incorporaron la lucha de su patria a sus metas personales. Hoy me dirán, lo que ellos lograron fue grande, ahora yo les pregunto, nosotros imitándolos no podemos también lograr algo grande? Basta simplemente involucrarse, ponerse la camiseta de la argentina en el ámbito que te toca estar, buscando el respeto por la opinión de los demás, asumiendo que si hay algo mal, tengo las capacidades de resolverlo por el solo hecho ser CUIDADANO. Otro 9 de Julio marca nuestro calendario, y yo les propongo asumir el legado que estos héroes nos dejaron y hacerlos propios. Todavía nuestra nación nos necesita, porque un pueblo dependiente es un pueblo ahogado.

 

Sofía Goytia Morillo 

Martes, 17 Mayo 2016 00:42

Día contra la homofobia y transfobia

¿Por qué tenemos un día internacional contra la homofobia y la transfobia? Un día como hoy, hace 26 años, se eliminaba la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales de la OMS. Es triste pensar que necesitamos un día como este, porque implica que existen aún innumerables casos de violencia contra la comunidad LGBT.

En todas partes del mundo, la lucha contra la discriminación es ardua y llena de obstáculos. Mientras nos enteramos en las noticias de nuevas leyes que permiten el matrimonio civil entre personas del mismo sexo, o el reconocimiento de la identidad de género, también escuchamos de países en los que hombres son arrojados de lo alto de un edificio por ser homosexuales. ¿Dónde está el problema? ¿Dónde nace esta violencia extrema?

Para mí, la homofobia nace de las pequeñas actitudes que la mayoría del tiempo no notamos. Cuando usás la palabra "gay" como insulto. Cuando mirás con mala cara a dos mujeres de la mano. Cuando sentís asco de una persona transexual. Así estás sembrando la semilla del odio en tu corazón, y te aseguro que también estás lastimando el de alguien más. Y no, no es una "broma" y no es una "exageración".

Decimos tantas cosas sin pensar, sin ponernos en el lugar del otro, y no medimos el daño que les causamos. Un ambiente en el que continuamente te discriminan por ser quien sos te corroe el alma. El rechazo continuo termina llevándote a que vos mismo te rechaces. Hace que te cuestiones si hay algo mal adentro tuyo, si estás enfermo, si estás loco. Provoca que te mires al espejo y quieras romperlo en pedazos, por no poder soportar ver tu reflejo. ¿Cómo se justifica obligar a alguien a vivir así? ¿Cómo se puede consentir esto?

Está en nosotros, en nuestra generación, el deber de cortar con tanto odio. Muchos crecimos rodeados de violencia encubierta y socialmente aceptada, pero es nuestra oportunidad de marcar la diferencia. Podemos levantarnos y apoyar a la comunidad LGBT. No tengas miedo de lo que te puedan decir. Informate. Somos personas, y todos tenemos un enorme valor, sin importar lo que digan simples etiquetas.

 

Luz Yañez 

Somos una organización de jóvenes que tenemos como objetivo lograr una sociedad cada vez más inclusiva y promotora de derechos. Es por esto que creemos muy importante expresar nuestra postura frente a lo que viven miles de jóvenes cordobeses: la estigmatización social avalada por un Código de Faltas. Un Código que con la figura del ‘merodeo’ discrimina y excluye a diario a los jóvenes que  provienen de los barrios más vulnerados de la provincia.

En este marco, hacemos eco de la iniciativa y propuesta del Colectivo Jovenes por Nuestros Derechos, y nos sumamos a la 9º Marcha de la Gorra, el próximo miércoles 18  de noviembre que se realizará en  nuestra ciudad junto a más de 60 organizaciones. La misma partirá a las 17 hs desde Cañada y Colón, y terminará en la Plaza San Martín con un festival con bandas en vivo.

Como organización de jóvenes voluntarios que busca empoderar a pares, apelamos al diálogo y la construcción colectiva. En pos de nuestro objetivo creemos que es fundamental que la juventud se exprese y reclame por lo que cree, en pos de la construcción de una sociedad en la que no haya discriminados por la forma de vestir o por el lugar en el que vive.

De esta manera, nos posicionamos en contra de la estigmatización social y a favor de la búsqueda de una sociedad cada vez más inclusiva, democrática y promotora de derechos